Los científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts no dejan de sorprendernos en cuando a la capacidad que tienen de llevar a cabo experimentos y desarrollar artilugios que parecen sacados de una película de ciencia ficción.

En esta ocasión lo que han conseguido es, ni más ni menos, que podamos escribir nuestro pensamiento para chatear con cualquier persona, enviar un mensaje de correo electrónico o simplemente guardarlo en forma de texto. O casi, ya que realmente lo que este extraño artilugio hace no es leernos la mente, sino leer las milimétricas variaciones musculares que se producen en nuestra mandíbula cuando vamos a articular una palabra.

Y no es necesario que articulemos palabra alguna, ya que nuestro cerebro, aún sin llegar a abrir la boca, envía impulsos a los músculos encargados de esta función en el momento en que pensamos palabras, por lo que se realizan pequeños movimientos musculares sin finalizar la acción para emitir sonido.

Por ahora este dispositivo sólo es capaz de transcribir 100 palabras y los números del 0 al 9, lo mínimo necesario para pode realizar una comunicación básica, pero al ser un primer prototipo no dudamos de que en versiones posteriores se mejore tanto el reconocimiento como el diseño del aparato.

En cualquier caso no deja de ser un gran avance en lo que a interacción humano-máquina se refiere y abre un nuevo campo de investigación para lograr que nuestro smart phone responda a nuestro pensamiento en unos cuantos años.

Aquí tenéis el enlace de la noticia en Engadget:

http://es.engadget.com/2018/04/05/mit-dispositivo-permitira-enviar-whatsapps-solo-pensarlo/

 

Imagen de Lorrie Lejeune del MIT