Reciclando la luz

A raíz de la lenta pero inexorable implantación de los dispositivos que utilizan el conocido como Internet de las cosas (IoT), el consumo eléctrico tiende a elevarse en hogares, oficinas y centros donde cada bombilla, termostato, timbre, cámara, nevera, aspirador, cepillo de dientes y hasta cojines y almohadas, están conectados las 24 horas del día…